Planeta de mujeres

Red Social de Mujeres #1 | Taller de Autoestima Gratis: Aprende a Confiar en ti

Curso Gratis - Parte 5: Cómo identificar las señales que nos dicen cuál es el trabajo de nuestros sueños

IR A PARTE 4

Reconoce cuáles son las señales del trabajo de nuestros sueños


Al terminar esta lección serás capaz de:


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

• Reconocer las señales del trabajo de nuestros sueños

• Descubrir porque debes identificar cuál es el trabajo de tus sueños


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Las 10 posibles señales del trabajo de nuestros sueños


1. Nuestra voz interna


"Las mujeres tenemos una voz interna que nos dice qué es exactamente lo que queremos".
Piénsalo bien es algo que está en tu corazón. No es algo que esté bien o mal. Es algo tuyo, algo que tú sabes que existe y nadie más te puede convencer de ello.

La forma más natural en la que el trabajo de nuestros sueños se expresa es a través de las cosas que más nos motivan y nos inspiran. El verdadero trabajo de sueños implica hacer aquello que nos apasiona. Significa poder vivir haciendo lo que nos gusta, lo que disfrutamos.

Es aquello que podemos hacer de todo corazón, aquello para lo cual tenemos facilidad, hacer el trabajo de nuestros sueños significa vivir haciendo algo que no nos cuesta trabajo, de hecho lo disfrutamos, creemos que nacimos para eso. Cuando verdaderamente escuchamos nuestra voz interna podemos encontrar aquello que nos apasiona y que además nos da la posibilidad de trascender. El trabajo de nuestros sueños tiene mucho que aportar a la vida de los demás.

Escuchar esa voz interna no es algo muy sencillo porque es algo que se aprende. Desgraciadamente en nuestra cultura no se nos desarrolla la habilidad de confiar en nosotras mismas. Aprendemos que primero debemos confiar en las recomendaciones que otros nos dan antes de confiar ciegamente en lo que nosotras pensamos.

En nuestra sociedad son pocas las familias que reconocen los talentos de sus hijos que deben de ser tratados como regalos de los Dioses. Desde que somos niñas recibimos una gran influencia para no crear el trabajo de nuestros sueños. Se nos enseña que lo importante es trabajar por dinero y no por amor. Entonces nos empezamos a perder y nos cuesta tanto trabajo descubrir nuestras pasiones.

Ejercicio mental:

Si pudieras conseguir cualquier trabajo con igual facilidad y por todos los trabajos te pagaran lo mismo ¿qué trabajo escogerías?

2. Las razones de nuestra resistencia

"Cuando encontramos a qué nos resistimos podemos encontrar qué es lo que queremos".


Nos resistimos porque no queremos fracasar en aquello que verdaderamente queremos lograr. Normalmente ocurre que entre más importante sea para nosotras comenzar un nuevo proyecto más resistencia experimentamos de nuestra parte.

Al resistirnos queremos mantenernos alejadas de aquello que verdaderamente queremos lograr. Lo que en realidad hacemos es auto-sabotearnos para mantenernos alejadas de nuestro sueño.

Tratar de encontrar el trabajo de tus sueños se puede convertir en algo parecido a tratar de encontrar un tesoro. Y vencer la resistencia que en ti se presenta puede ser igual a pelear con el dragón del castillo. Lo que hacemos entonces es concentrar nuestra energía en mantenernos distraídas y ocupadas con cosas que en realidad no son importantes para nosotras con tal de evitar el tener que ir por el tesoro.

Nos convertimos en expertas para encontrar “verdaderas razones” de porque “nunca podríamos conseguir aquello que queremos”. Esas “razones” nos llevan a no tomar acciones. Dejamos para después lo que es verdaderamente importante para nosotras. Nos justificamos y encontramos explicaciones “válidas” de porque este no es el mejor momento para comenzar.

Desarrollamos una habilidad de “resistencia” impresionante. Por cada buena idea que tenemos sobre algo que podríamos hacer somos capaces de producir en segundos más de 10 razones por las cuales eso no funcionaría y porque no deberíamos hacerlo.
En si la resistencia no es mala porque nos está indicando que hay “algo” que debemos hacer. Es un llamado a tomar acción. El trabajo de nuestros sueños puede ser difícil de encontrarlo porque nosotras mismas impedimos que ocurra.

Si escuchas el llamado debes poner atención para poder vencer esa resistencia que te puede llevar a que nunca tomes acción.
Utiliza esa resistencia como inspiración para que te ayude a descubrir cuál es el verdadero trabajo de tus sueños.

Es muy importante que comprendas que la resistencia no es algo que sólo habita en tu persona. La resistencia es algo con lo que crecimos. Nos fueron programando desde la niñez a resistirnos a hacer lo que nos gusta. De cierta forma todos (hombres y mujeres) tenemos resistencia, el problema es cuando dejamos que se convierta en el gigante imaginario del castillo que con solo saber que existe nos vence y no entramos al castillo por el miedo a encontrárnoslo.

Usamos el pretexto del gigante porque parece más cómodo evitar entrar al castillo pero luego nos quejamos porque estamos insatisfechas y quisiéramos tener éxito en aquello que nos apasiona.

Las mujeres de éxito han logrado alcanzar sus tesoros. Se atrevieron y no fue porque supieran que el gigante del castillo no existía, simplemente tomaron la decisión de enfrentarlo. Se comprometieron a vencer su propia resistencia y la enfrentaron. Antepusieron lo que para ellas es más importante –sus pasiones, sus intereses, sus objetivos.

Vencer la resistencia significa tener fe en nosotras mismas para empezar a crear el trabajo de nuestros sueños creyendo que lo lograremos aunque nadie nos pueda dar una garantía por escrito.

Ejercicio mental:

Contesta sinceramente ¿Cuál es ese proyecto que has querido comenzar desde hace tiempo pero te has estado resistiendo? ¿Qué ideas has tenido que por un momento pensaste que eran buenas pero pronto encontraste “poderosas” razones que te evitaron tomar acción para seguir adelante?

3. Nuestra vida secreta

Todos tenemos una faceta de nuestra vida que casi nadie conoce. Normalmente la manifestamos como un pasatiempo.
Es aquello en lo que expresamos nuestra parte creativa pero creemos que no somos lo suficientemente buenas en ello como para poder vivir de eso.
En ocasiones esos talentos los usas para ayudar a que otras personas logren alcanzar sus sueños mientras tú te limitas para alcanzar el tuyo. Lo mantienes oculto, te da pena hablar de ello, hacerte visible.

Una de mis alumnas en uno de mis cursos tenía una fascinación por la pintura y se dedicaba a dar clases. Sus alumnos lograban exponer sus cuadros en galerías y vivir de eso pero ella tenía miedo de poder conseguirlo. Se negaba a aceptar que en realidad el trabajo de sus sueños era pintar y poder vender sus cuadros en vez de vender su tiempo enseñando a pintar.

Otro ejemplo es mi propio caso. No ejercia como Life Coach con mi comunidad mexicana, estaba ahí oculta esa parte de mi hasta que un día decidí que ya era suficiente y que iba a hacer lo que me dictaba mi corazón: crear Planeta de mujeres. Esto no incluía garantía de éxito. Lo único que me garantizaba era que iba a poder vivir sin estar pensando “¿y si lo hubiera hecho?”. Yo quería contribuir con México, hacerles ver a las mujeres que mexicanas que si existen muchas otras opciones para poder trabajar y estar cerca de nuestros hijos. Me la pasaba oyendo historias de amigas y familia que tienen muchísima capacidad para conseguir lo que se propongan pero estaban frustradas porque no les gustaba su trabajo. Así que aquí estoy ahora me quite la pena y ya no oculto lo que hago ahora invito a todo mundo a ver mi trabajo.

Ejercicio mental:

¿Qué es aquello que le ocultas al mundo que te gusta hacer porque crees que no eres lo suficientemente buena en ello?


4. Lo que no sabemos que sabemos

La mayoría de mis clientes de Coaching acuden a mi porque “no saben” cuál es el trabajo de sus sueños. Lo que he podido observar es que aunque no de manera consciente todos y todas sabemos lo que queremos hacer. Lo único que nos falta es darle un sentido de realidad.
Negamos lo que nos gusta porque lo consideramos imposible de alcanzar y entonces confundimos el “no sé cuál es el trabajo de mis sueños” con el “no sé cómo conseguir el trabajo de mis sueños”.


Otra situación que con frecuencia se presenta con mis clientes es que tienen miedo de aceptar qué es lo que quieren hacer. Prefieren quedarse con la situación ya conocida que tienen en ese momento porque tienen miedo a lo desconocido. No se quieren salir de su zona de “confort” si confort le podemos llamar a sentirse insatisfecha y frustrada. Inconscientemente prefieren mantenerse confundidas para evitar sentirse presionadas con tomar acciones para conseguir lo que en realidad quieren.

Otras mujeres prefieren no saber lo que si saben porque tienen miedo a ser ellas las que tengan que tomar la decisión de ir a buscar el tesoro y enfrentarse con el gigante. Quisieran que alguien más las mandara. Si alguien se los pide van a buscarlo pero si ellas tienen que decidirlo prefieren no saber dónde está el tesoro.

En general esconder lo que si sabemos se debe al puro miedo de enfrentar lo que tenemos que hacer tangibles nuestros sueños.

Ejercicio mental:

Si tú fueras tu mejor amiga que te contestarías si te preguntara ¿qué es a aquello que tu sabes que me gusta hacer que podría vivir haciéndolo feliz toda mi vida?


5. Lo que todo mundo sabe que sabemos menos nosotras

Nos confundimos porque tendemos a pensar que todo mundo sabe lo que nosotras sabemos. Todas tenemos más facilidad para hacer unas cosas que otras, normalmente las cosas que hacemos fácilmente son aquellas que nos gustan. Para llegar a ser bueno en algo tenemos que dedicarle tiempo pero poco a poco pasamos a hacer aquello que nos gusta naturalmente.

Hay muchas cosas en las que eres naturalmente talentosa.
Es muy factible que te cueste trabajo identificar esos talentos porque es algo a lo que no le encuentras ninguna dificultad porque para ti es algo muy sencillo de hacer. A estas alturas no te recomiendo que le preguntes a los demás para que creen que eres buena porque en este momento es algo que tú solita tienes que descubrir. Tú eres la que tienes que encontrar cuál es el trabajo de tus sueños más no encontrar cuál es el trabajo de los sueños de los demás.

Otros tips: puedes pasar horas haciendo eso que te gusta, si tienes que escoger entre hacer varias cosas siempre te inclinas por hacer eso primero. Por ejemplo: Tengo una amiga que cocina delicioso y ella no cree que eso sea uno de sus mejores talentos porque es algo que hace con facilidad y sin ningún trabajo.


Ejercicio mental:

Una forma de identificar para que eres naturalmente talentosa es usar ejemplos de terceras personas. Es más fácil ver los defectos y virtudes de otras personas que en nosotras mismas. Piensa si tu mejor amiga o tu hermana te preguntaran en qué son naturalmente talentosas que le responderías. Luego piensa si tú fueras tu mejor amiga qué te responderías.

6. Aquello en lo que has pensado que te haría millonaria si te pagaran por ello

Desgraciadamente crecimos pensando que debemos vender nuestra alma por un salario y que las actividades que disfrutamos hacer las debemos hacer de a gratis, sin que nadie pague por ellas. Sin embargo te aseguro que en algún momento cuando estás haciendo eso que te gusta y ves el resultado final haces comentarios como “si me pagaran por ésto sería millonaria”, “podría vender esto carísimo”, etc.
Por ejemplo: Una de mis clientes pintaba al oleo. Ella creía que era un simple pasatiempo. Regalaba sus cuadros a amigos o los colgaba en su casa. Siempre hacía comentarios como: “si es cuadro lo compraras en una galería te lo venderían por tanto”… Después de varias sesiones de “coaching” se pudo dar cuenta de que su verdadero deseo era lograr vender sus cuadros en galerías y ser reconocida como pintora. La pintura no nada más era un pasatiempo.

Una vez que descubres lo que verdaderamente te gusta también te das cuenta de que sí es posible poder vivir de tu pasión.
Es decir: ganar el suficiente dinero haciendo lo que tu sabes hacer para poder dedicarte a ello por completo. Esto es porque tus talentos y habilidades hacen que puedas hacer ese trabajo particularmente bien que puede haber muchísimas personas que te paguen por ello.

Ejercicio mental:

¿Qué es aquello que te gusta hacer que tú sabes que si tuvieras la “suerte” de encontrar a las personas que se interesan en eso te pagarían lo que tu dijeras?/TD>


7. Lo que siempre ha estado en nuestros sueños

Irónicamente cuando éramos niñas sabíamos que era lo que queríamos. Vivíamos en un mundo donde no había limitaciones. Podíamos ser y hacer lo que quisiéramos. Cuando empezamos a crecer empezamos a sentir las presiones del mundo real. Las opiniones de quienes nos importan nos “orientan” o “desorientan” hacia elegir algo realista y que nos traiga “beneficios” en poco tiempo. Elegimos nuestra carrera basadas en el dinero que podemos ganar o que personas con esa profesión ganan, en el tiempo que nos va a tomar estudiarla o simplemente la elegimos por la presión que tuvimos en ese momento de nuestra juventud sin saber siquiera de que se trataba. Después encontramos que eso no era lo que queríamos pero ya no vemos otra opción y ahí nos quedamos: haciendo algo que no nos gusta.
Siempre estamos influenciados por las opiniones de los demás y no queremos ir en contra de lo que todos hacen. ¿Porque si todas mis amigas trabajan en una empresa yo no voy a hacerlo?
Tememos ser rechazadas y para ser aceptadas vamos en contra de lo que nosotras queremos.


Mi madre por ejemplo siempre tuvo claro que quería ser maestra de inglés para niños de Kindergarten y su papá no se lo permitió y la puso en una escuela para que estudiara Administración de Empresas. Después de años y de habernos tenido a mí y a mis hermanas logró reconectarse con sus deseos y estudió para ser maestra. No es porque sea mi madre pero que perdida hubiera sido para tantos niños que mi madre no hubiera logrado serlo. Es una de las personas a las que más admiro porque siempre ha sido tan apasionada de su trabajo: escribe libros, pasa horas preparando sus clases, siempre busca cosas nuevas para sus niños, se apasiona que no le importa trabajar de más para el punto de vista de todos que la vemos tarde y noche haciendo cosas para sus alumnos.

Ejercicio mental:

Trata de reconectarte con la niña que hay en ti y pregúntale qué es aquello que siempre ha querido hacer que no ha podido. Tal vez si estés haciendo lo que siempre quisiste y lo único que no te gusta son las condiciones de tu trabajo. No te preocupes porque después vamos a abordar este tema.

8. Nuestros talentos ocultos


Todas tenemos talentos que nadie conoce.
Sólo nosotras sabemos que los tenemos y cuando los utilizamos sorprendemos a todos menos a nosotras. Tal vez es porque en tu trabajo diario no se requiere que utilices esa parte de ti pero es algo que a ti te gusta mucho hacer.

Tengo el ejemplo de una de mis clientes que trabajaba en el área de ventas de una empresa importante. Un día la empresa en la que trabajaba hizo una alianza estratégica con una empresa americana. Su jefe le pidió que se encargara de crear el evento para anunciar los nuevos productos que empezarían a vender. El evento fue un éxito; vigiló todos los detalles: invitaciones, flores, clientes, proveedores, prensa, premios, diversión, etc. Todos se sorprendieron de las capacidades de Sara menos ella. Sara siempre quiso trabajar como organizadora de eventos pero como no pudo encontrar un empleo en esta área se conformo con trabajar en el área de ventas. A partir de entonces pudo ver que eso era lo que ella realmente quería hacer y decidió crear su propia empresa de eventos corporativos.

Ejercicio Mental:

¿Qué es aquello que siempre has querido hacer pero no has podido porque no se te ha presentado la “oportunidad”?

9. Cuando nuestras frustraciones ya no nos dejan tranquilas

En muchas ocasiones dejamos que la vida pase y no le damos importancia a lo importante. Nos concentramos en hacer las cosas urgentes y lo que a nosotras nos importa lo dejamos para después. Hasta que un día algo pasa que llega a “despertarnos” a decirnos “es hora”.
Es entonces cuando empezamos a darnos cuenta de que estamos frustradas por la vida que tenemos o por lo que no hemos hecho o por lo que seguimos haciendo o porque no hacemos lo que queremos hacer.

Un ejemplo muy personal es cuando viviendo en Australia fallece mi amiga Lesley de cáncer de pecho. Murió en menos tiempo del que todos imaginamos, ni ella yo creo que supo que tan pronto se iba a ir. Dejo a su hija de 2 años. Entonces yo entré en crisis porque me di cuenta de que la vida es algo que tienes hoy y mañana quien sabe. Así que decidí que ya no quería estar más tiempo lejos de mi familia y que quería venir a México a hacer lo que en verdad me gusta y eso incluye: trabajo, familia, comida, etc. En Australia vivíamos bien y nos iba bien en el negocio pero en mi siempre había ese hueco de estar lejos de lo mío sobre todo desde que nacieron mis hijas.
Claro que esto que resumo en unas cuantas líneas se los platico de forma sencilla pero tomó un largo proceso en el que yo me di cuenta de que me sentía frustrada porque no estaba haciendo lo que yo quería ni con quien yo quería y tomar la decisión de cambiarnos de país fue algo que me tomó tiempo. Le agradezco a Lesley que me hizo ver todo esto.

Así en la vida de todas ocurren situaciones que nos hacen ver ciertas situaciones que nos afectan y que ya no nos dejan seguir tranquilas.
A veces es la pérdida de un familiar, un cambio en nuestra situación de trabajo, una crisis personal, etc. Lo importante es que esa crisis nos puede inyectar deseos de cambio para un nuevo comienzo. Es una especie de permitirnos renacer y poder elegir lo que en verdad queremos hacer.

Ejercicio mental:

Piensa si hay algo en tu vida que no has hecho y que siempre ha estado ahí la inquietud de hacerlo. ¿Qué parte de la vida que llevas te genera frustración?

10. Tu nueva y verdadera identidad

Hoy platicaba con mi esposo que muchas veces nos encontramos viviendo ciertas situaciones que ya no nos satisfacen y como nos hacen pasar por momentos desagradables tendemos a generalizar y a pensar que esa situación siempre ha sido así de desagradable. Un ejemplo es cuando ya no nos gusta nuestro trabajo tendemos q pensar que nunca nos ha gustado, que hemos desperdiciado nuestro tiempo, que nuestra vida es miserable, etc., etc. y la verdad es que eso no es del todo cierto. Si es cierto que en este momento ya no nos gusta pero eso no quiere decir que siempre haya sido así. Si no hubiera tenido algo de atractivo para nosotras desde un principio no lo hubiéramos aceptado.

Lo que pasa es que las situaciones cambian y nosotras cambiamos también.
Por ejemplo: nos gustaba trabajar con las personas con las que lo hacíamos anteriormente y que quizás ya no están, el trabajo era interesante mientras aprendíamos a hacerlo y ahora se ha convertido en monótono, las condiciones del trabajo cambiaron o simplemente nosotras cambiamos y ahora hemos definido nuestra identidad, qué es lo que quisiéramos encontrar en un trabajo y ese trabajo ya no nos satisface. Nos sentimos atrapadas porque no vemos la salida, como se dice en inglés “no vemos la luz al final del túnel” para poder empezar a hacer eso que queremos. La mayoría de las ocasiones se debe a que no nos valoramos y nos sentimos incapaces de estar en la posición de ser nosotras las que escojamos qué es lo que queremos hacer. Estamos en una de esas etapas en la que perdemos la chispa de la vida y no podemos ser nosotras mismas.
Piénsalo bien y te aseguro que hay muchísimas cosas que haces bien, muchas aéreas de tu vida en las que eres talentosa y la gente que te conoce lo sabe. Ahora lo importante es que tú lo sepas y se lo hagas saber al mundo. Es importante que sepas que hay muchísimas personas que se pueden beneficiar de tus talentos, de tus conocimientos y de tu experiencia.
Miles de personas pagarían por saber lo que tú has aprendido. Así que no niegues tus talentos. Aunque creas que suena cursi: “el mundo se puede perder de mucho si decides no compartirlos”.

Tú puedes hacer que tu trabajo se convierta en algo gratificante, en una feliz aventura que diario satisfaga tus necesidades de crecimiento, dinero y trascendencia.

El buscar el trabajo de tus sueños es algo humanamente natural.
Todos y todas queremos trascender en este mundo, tener una vida feliz, hacer cosas que nos gustan, ganar dinero, ser reconocidas, tener el respeto de los demás, tener libertad para decidir.

No pienses que es una locura, que es inalcanzable, todas lo podemos hacer, la única limitación que siempre podrás encontrar eres tú misma. No te lo permitas!

Ejercicio mental:

¿Qué es lo que tu nueva “yo” ahora busca y necesita?

IR A PARTE 6 - CLICK AQUI

Invita a tus amigas - Click aquí


Puedes agregar tus comentarios aquí abajo

Vistas: 362

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Planeta de mujeres para agregar comentarios!

Únete a Planeta de mujeres

Visita

Compartir en Facebook

Regístrate al Taller de la Autoestima: Es gratis y es por Internet
click aquí para unirte al Taller

+ para mujeres

consejos para adelgazar sin dietas


7 pasos para mejorar la imagen que tienes de ti misma


10 Tips para bajar de peso sin dietas


Cómo y porque debes tener más sexo

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Compartir en Facebook

facebook sydney for women


Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por Karina Guerra.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

Estamos en Facebook